¿Qué es la muerte sino un espantajo?: Epicteto / En opinión de Lilia Arellano

Redacción MXPolítico- De manera alguna es fácil contestar a la interrogante ¿cómo se pudo llegar a estos grados de corrupción, de impunidad, de inseguridad, de saqueo? Es visiblemente notable a los únicos a los que les ha ido no bien sino muy bien, se han enriquecido, cuentan con patrimonios familiares envidiables dignos de jeques árabes, de dueños de emporios internacionales, no necesitan trabajar el resto de sus días y sus 3 o 4 o 5 generaciones siguientes pueden dejar pasar su existencia sin disminuir su nivel de vida, de gastos, los lujos acostumbrados, son y han sido funcionarios públicos de primer nivel, pero no por ello quedan fuera los del resto de la pirámide burocrática, igual procedieron líderes sindicales, legisladores, magistrados y jueces, gobernadores, alcaldes, etcétera.

“Sin paz sostenible no hay progreso”, sentenció Juan Ramón de la Fuente en el marco de la recepción del informe del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, y el veredicto es totalmente aplicable a México, donde no se ve ni se registra el crecimiento económico, el desarrollo y el bienestar social, el combate a la pobreza, pero si resentimos desde hace más de dos sexenios los estragos de la denomina “guerra al narco” detonada por Felipe Calderón para cubrirse de una legitimidad no alcanzada en las urnas y para acceder a las presiones de Estados Unidos de contener, controlar y administrar las miles de toneladas de estupefacientes para su insaciable mercado de adictos. Esta guerra subterránea, no abierta, pero si visible todos los días

con un promedio a la fecha de 111 cadáveres diarios, dejo al cierre del sexenio del michoacano

más de 121 mil víctimas, siguió con el priísta Enrique Peña Nieto, quien heredó más de 150 mil

asesinatos y homicidios dolosos, y sigue en el régimen de la Cuarta Transformación de Andrés

Manuel López Obrador, con más de 30 mil asesinados hasta el cierre del pasado mes de agosto.

El número total de bajas en esta conflagración supera ya los 300 mil ejecutados, más que

cualquier guerra en el mundo en los últimos años.

Las vidas humanas son ya irrecuperables y se pierde la riqueza que aportarían a esta nación

generaciones de jóvenes mexicanos hoy enterrados en cementerios, fosas clandestinas sembradas

a campo abierto, o acabados totalmente en ácido o en barrancos y costas. Pero precisamente los

desaparecidos, más de 40 mil hasta el corte de abril de este año y sin haberse actualizado a la

fecha los registros, todavía se pueden encontrar, o al menos sus familias aún mantienen la

esperanza de localizarlos, entre ellos los 43 normalistas de Ayotzinapa. A la fecha se han

localizado más de 3 mil fosas clandestinas, con cerca de 5 mil cuerpos, muchos de ellos

incompletos, cercenados, mutilados. Desde diciembre a la fecha se han ubicado 400 fosas con

más de 200 cuerpos identificados plenamente y sólo 112 entregados a sus familiares, quienes ya

tendrán una tumba en donde llorar a sus víctimas. El presupuesto para esta tarea se aumentará

 

200 millones de pesos para el año próximo, a los 400 millones de pesos destinados este 2019 a la

Comisión Nacional de búsqueda. Sigue siendo poco ante la titánica tarea emprendida por las

rastreadoras formadas entre las propias madres, esposas, hijas de los victimados.

Han sido cantidades fabulosas las entregadas a la recuperación de la seguridad, cada responsable

-y los ha habido hasta por tres en cada sexenio- expone sus planes, pide recursos, y todo ha ido

de mal en peor, no han logrado detener la ola delictiva, no se ha puesto freno alguno a la

delincuencia, permanecen quienes componen la delincuencia organizada, sin cuello blanco,

trabajando con gran éxito, logrando campeonatos en exportaciones y ventas, enriqueciéndose

menos que aquellos integrantes del sistema bancario y de valores, en donde lavan su dinero y

fortalecen sus cadenas de complicidades y, obviamente, perciben menores utilidades a las

generadas por los narcomenudistas en Estados Unidos, principalmente, en donde también su

sistema financiero hace todo lo necesario para el blanqueo de capitales.

Resultaría injusto culpar de todo lo ocurrido en el presente a Peña Nieto o a Calderón y sus

fallidas estrategias, incluyendo la famosa y mortal “guerra al narco” decretada por el

michoacano, porque existen antecedentes de cómo se fue permitiendo el crecimiento de las

organizaciones delictivas, la formación de cárteles, la multiplicación de bandas dedicadas a las

trata, al tráfico de órganos, al robo de autos y hasta al secuestro. Como bien se sabe, la llegada de

Miguel de la Madrid a la Presidencia tuvo como primer encuentro las arcas vacías. Habló el

entonces presidente de la nula posibilidad de importar, no se contaba con dólares e hizo gala de

llamar hasta a los torneros para fabricar en sus pequeñas instalaciones todas las piezas

requeridas, las refacciones de, por ejemplo, Pemex.

De repente todo cambio y nadie preguntó él porqué. Se dijo posteriormente había sido utilizado

el dinero del narco para rescatar las finanzas públicas, hizo su aparición Rafael Caro Quintero,

Félix Gallardo, Ernesto Fonseca. Se supo de la adquisición de inmuebles convertidos en hoteles

por parte de este grupo fundador de los cárteles, patentaron el de Guadalajara. La estrategia se

manejó desde la mismísima Sedena y se supo del primer plano de la República en el cual se

asentaron los estados productores de mariguana y salieron a relucir los nombres de gobernadores

y otras autoridades involucradas. Se llegó hasta la posición de la dirección Federal de Seguridad

con José Antonio Zorrilla a la cabeza y las credenciales entregadas a diversos capos

acreditándolos como miembros de la DFS.

Sin embargo, a Zorrilla por ese asunto no se le hizo ningún juicio o se abrió investigación. Se le

privó de la libertad cuando lo señalaron como autor intelectual del asesinato de Manuel Buendía,

lo cual, a decir de Rafael Loret de Mola, es falso porque, según afirma el periodista y escritor

yucatec, lo visitó en el Reclusorio y éste le confesó solamente haber dado cumplimiento a

órdenes de Manuel Barttlet. Es a partir de ese sexenio cuando surgen los cárteles, llegan quienes

trabajaban en diferentes entidades a la decisión de unirse y reconocen a Félix Gallardo como su

líder, adquiriendo éste la categoría del gran capo mexicano durante algún tiempo, mismo

empleado en el adiestramiento de otros como el “Güero” Palma, o Amado Carrillo, o el propio

Guzmán Loera, mientras Caro y Fonseca permanecían en prisión.

Durante el mandato de Carlos Salinas de Gortari, los escándalos relacionados con éstos grupos

todo apunta los llevaron a los nunca reconocidos arreglos. Raúl Salinas fue mencionado como

 

operador y si forzamos la memoria ésta nos lleva a la visita de los Arellano Félix, ya convertidos

en un fuerte cártel enemigo de los de Jalisco, a la nunciatura encabezada por Jerónimo Priggione.

Jorge Carpizo fue informado de la presencia de los integrantes del Cártel Tijuana y de inmediato,

según declaraciones de él mismo, se fue a Los Pinos para informarle al presidente y éste le

ordenó no hacer nada, no realizar ninguna detención porque “el escándalo internacional sería

brutal”. La extensión del permiso para trabajar con total impunidad y estar bien con Dios fue así

otorgado, pero todo fue temporal.

El asesinato del Cardenal José de Jesús Posadas Ocampo abrió otra ventana por la cual se asomó

totalmente la complicidad de las existentes mafias del narco con las autoridades. Se dijo y

todavía no aceptan en el gobierno otra versión, los mafiosos confundieron al prelado con un

enemigo narco y se encargaron de eliminarlo y llevarse el portafolio que entregaría a don

Jerónimo, el cual contenía pruebas de estas relaciones gobierno-cárteles y se revelaban todos los

nombres de los involucrados. El crimen de Luis Donaldo Colossio ha sido atribuido también a

estos grupos bajo el argumento de no haber aceptado reunirse con ellos y menos trabajar de la

forma en la que lo habían hecho durante los últimos dos sexenios presidenciales.

Ernesto Zedillo Ponce de León marcó sana distancia no solamente con el grupo priísta sino

también con los capos y se les permitió trabajar con más garantías de no ser molestados ni con el

pétalo de una rosa. Disminuyeron notablemente hasta casi desaparecer los decomisos de droga,

las detenciones de narcos, los reportes, inclusive de inseguridad. Surgieron, ante tanta

impunidad, los otros grupos, los de los secuestradores, la trata de blancas; los grados de

inseguridad ciudadanos crecieron alarmantemente. El nacido en Tijuana ni se enteró, poco le

importaba el renglón, y lo requerido primordialmente eran las buenas relaciones con el Ejército

en donde dieron inicio los operativos para “taparle el ojo al macho”, como fue la instalación de

retenes justo en las carreteras por las cuales poco circulaban vehículos cargados con droga.

Para la llegada de Vicente Fox, la estructura estaba creada y funcionando exitosamente, por lo

tanto se aprovecharon algunas conexiones para captar no sólo simpatías sino fondos para la

campaña presidencial y para muchas otras controladas por la señora de Los Pinos. Muchos tratos

fueron revelador por personajes ligados a los grupos mafiosos y de entre ellos destacaron los

realizados con el difunto Ramón Martín Huerta, quien falleciera al desplomarse el helicóptero en

el cual viajaba acompañado de su equipo justo en las inmediaciones del Estado de México y al

dirigirse al Penal por entonces llamado Almoloya. Basta recordar la espectacular fuga de Joaquín

Guzmán Loera, del penal Puente Grande, evento del cual todavía se desconoce si realmente salió

dentro del carrito de la ropa o por la puerta principal disfrazado de judicial federal. Presencia y

acciones de los Zetas se fortalecieron y multiplicaron ocasionando el caos y la violencia de hoy

en el norte del país, en las principales ciudades.

El arreglo foxista con el nacido en Badiguarato siguió vigente durante el sexenio de Felipe

Calderón. El enfrentamiento entre los cárteles dejaba a su paso la revelación de protección total

al Chapo, quedando fuera el resto. Llegó el llamado a la “guerra al narco”, cuando ya la policía

federal se encontraba infiltrada, cuando nada se hizo al descubrirse la perforación de los ductos

de Pemex. Genaro García Luna fue el sustituto en la operación narco—gobierno y, de nuevo,

como no sucede cuando de trabajar para devolverle la seguridad a los ciudadano, fue un éxito. La

burla llegó al grado de mostrarse el michoacano a bordo de una unidad del Ejército portando un

 

uniforme que no era ni siquiera de su talla. Michoacán, Guerrero, Jalisco, Sinaloa y Morelos se

ubicaron desde entonces como las entidades más inseguras y, como se tiene hasta el presente, la

tierra del ex presidente resultó la cuna de las autodefensas.

Con este panorama resurge el mandato priísta y se enorgullecen de atrapar a Guzmán Loera y se

entrecomilla cuando se les escapa y más cuando lo entregan a los EU. Las actividades violentas

frente a la falta de estrategia adecuada, secundando la de Calderón, haciendo nombramientos en

Seguridad a modo de lograr se mantuviera la operación de los cárteles a salvo y con la pretensión

de quedar bien con todos, aunque en el fondo la protección brindada se extendiera a otros capos

igualmente publicitados como es el caso del “Mayo” Zambada -aparecido inclusive en la portada

de la revista Proceso concediéndole una amplia entrevista a Julio Scherer-, cuya impunidad en la

4a Transformación parece suficientemente garantizada sin que a cambio exista ni siquiera el

compromiso de dejar de asesinar a quienes nada tienen que ver con estas actividades.

Anécdotas entre uno y otro sexenio pueden encontrarse por miles. Formas de aprehensión,

extradiciones, etcétera, son también fáciles de rastrear. Sin embargo, ello no ha significado una

disminución aunque fuese mínima del consumo de estupefacientes en mercados como el

estadounidense y recientemente el europeo, sino todo lo contrario, ha aumentado tan

considerablemente como el número de víctimas de una estrategia más totalmente fallida y

temible al estar basada en el perdón, el olvido, con sellos para denostar a los traficantes con un

simple “guácala, fuchi” y un tierno recordatorio de madre.

El número de cadáveres sembrados durante los mandatos mencionados merece juicios en Cortes

Internacionales al cubrir los requisitos para catalogarlos de Lessa Humanidad, sin embargo no se

hace una sola festinó y la razón es fácil del encontrar: al multiplicarse el número, ya en estos

momentos quienes tienen la responsabilidad podrían ser señalados de igual forma. Tampoco se

actúa dentro del sistema financiero para atacar propiedades, empresas, seguir las huellas del

blanqueo de dinero. Ni se hace aquí como tampoco en las tierras del gobierno demandante

reacciones radicales en contra del tráfico de droga. Así pues, el “cochinero” heredado tiene visos

de seguir apropiándose del país, de mantener índices de crecimiento envidiables y de

mantenernos en el terror ahora aderezado con las cuestiones fiscales.

ADMITE SHEINBAUM: FALTA MUCHO POR HACER EN SEGURIDAD

Este martes, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, quien suma 286

días administrando la capital del país, rindió su primer informe de gobierno en el Congreso local,

con la seguridad pública como su gran pendiente, con tasas históricas de homicidios dolosos,

entre otros delitos, los cuales se han incrementado peligrosamente en esta gestión. También

enfrenta la presión del poder judicial para declarar la alerta de Violencia de Género contra la

Mujeres en esta metrópoli, a la cual se resiste al considerarla infuncional y apuesta por otras

acciones.

Frente a Olga Sánchez Cordero, titular de Segob, quien asistió con la representación del

presidente Andrés Manuel López Obrador; Jesús Orta, de la Secretaría de Seguridad; la

procuradora local Ernestina Godoy; la secretaria de Gobierno, Rosa Icela Rodríguez; y el

secretario de Movilidad, Andrés Lajous, los grupos parlamentarios del Congreso local destacaron

 

y lamentaron la inseguridad en la CDMX y el incremento de los delitos, y cuestionaron la

estrategia implementada hasta el momento.

Guillermo Lerdo de Tejada, del PRI, indicó en los últimos años la ciudad se ha convertido en una

barbarie. El homicidio está en su máximo histórico al igual que el robo a negocios y el

narcomenudeo no ha dejado de crecer, dijo el legislador, quien agregó es inaceptable ser

indiferente a las agresiones a las mujeres. El panista Christian von Roehrich acusó hay más

impunidad, pues cada vez hay más delitos y menos detenidos. Urgió a la jefa de Gobierno a

tomar acciones contundentes, pues no puede “perder más el tiempo”.

Fernando Aboitiz, de Encuentro Social, coincidió: la asignatura pendiente en la capital es la

seguridad y pidió a la jefa de gobierno redoblar el trabajo para lograr la tranquilidad. Teresa

Ramos del PVEM, reforzó esa posición y aseguró debe hacerse un “examen exhaustivo” de las

estrategias para tomar las mejores decisiones en la materia. Lizette Clavel, del PT, coincidió en

el tema de seguridad como el pendiente de la Ciudad.

Ricardo Ruiz, de Morena, defendió la gestión de Sheinbaum y justificó apenas van 9 meses y se

están sentando las bases fundamentales. Reprochó por qué no se cuestionaba a la administración

anterior y no se planteó había inseguridad y cifras de delitos “maquilladas”. Ante los embates de

la oposición, sostuvo: el cambio en la Ciudad de México “no tiene reversa y vamos a caminar de

manera firme en las transformaciones que se requieren”.

Andrés Atayde, presidente del PAN capitalino, cuestionó la actual política de seguridad y

aseguró el gobierno de Sheinbaum se ha visto rebasado. “Cuando dicen “es que los problemas

nos los heredaron”, suponiendo sin conceder. Entiendo que cuando cualquier gobierno entra, hay

una curva de aprendizaje y para ser una Oposición seria, hay que darle tiempo, pero ya llevamos

más de nueve meses”, indicó el dirigente panista.

Especialistas como Juan Salgado, del World Justice Proyect, destacaron la gravedad de un

amento delincuencial, con mayor violencia y la importancia de que en la ciudad no se emita la

Alerta de Género pese a las violaciones, abusos y feminicidios. “… el hecho de llamar a la

Guardia Nacional para hacer patrullajes, no es suficiente, tiene que haber un fortalecimiento de

competencias, de la Policía de la Ciudad de México”, dijo el experto. Si bien se requiere tiempo

para dar resultados, Luis Wertman, de la organización Impulso y Confianza Ciudadana, destacó

es urgente generar resultados en el corto y mediano plazo.

Sobre su resistencia a emitir la alerta de género, pese a un amparo dado a conocer ayer,

Sheinbaum señaló no se opone a la alerta, pero insistió considerar que no funciona. Defendió sus

anuncios para inhibir la violencia de género, apuntó la creación de una Red de Mujeres y Red de

Abogados que bridan acompañamiento y asesoría jurídica par alas mujeres víctimas de violencia.

ESTE MIÉRCOLES, REUNIÓN DE PADRES DE LOS 43 CON EL FISCAL

Durante su conferencia de prensa mañanera, el presidente Andrés Manuel López Obrador

informó este miércoles se realizará la reunión entre los padres de los 43 estudiantes de la Escuela

Normal de Ayotzinapa con la Fiscalía General de la República (FGR). El tabasqueño, quien

 

fungirá como testigo de la reunión, señaló su gobierno ya presentó sendas quejas ante el Poder

Judicial y la FGR por la liberación de detenidos involucrados en las investigaciones por la

desaparición de los normalistas desaparecidos en 2014. Funcionarios de los poderes Ejecutivo y

Judicial, así como de la FGR, dijo, analizaran este martes las liberaciones de decenas de

acusados por la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa. “Ya la FGR ha presentado

denuncias, abrió investigación, para ser más precisos y están dispuestos a revisar el

procedimiento, de acuerdo a sus facultades”, señaló el mandatario.

La liberación de 24 policías municipales de Iguala, Huitzuco y Cocula, por el juez de Distrito de

Matamoros, Tamaulipas , ocurrida este fin de semana, fue calificada como un grave retroceso y

un golpe para el movimiento por padres de familia de los 43 estudiantes desaparecidos de la

Normal rural de Ayotizinapa. Consideraron si bien el gobierno de AMLO ya hizo la parte que le

corresponde, instituciones como el Ejército Mexicano, la Marina, la Fiscalía General de la

República no han avanzado en la investigación.

A escasos días del quinto aniversario de la desaparición de los 43 estudiantes, la Comisión para

la Verdad y el Acceso a la Justicia del caso apura reuniones con funcionario y ex funcionarios de

diversos niveles de gobierno. En la Secretaría de Gobernación, los integrantes de la comisión se

reunieron con el ex gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, y el ex fiscal del Estado, Iñaki

Blanco. Esta semana también sostendrán una reunión con la plana mayor de las Fuerzas

Armadas, informó Alejandro Encinas, quien preside la comisión presidencial.

Melitón Ortega, uno de los voceros de los padres de familia, recordó “siempre le dieron largas al

asunto”. En el sexenio de Enrique Peña Nieto, dijo, se ocultó toda la información respecto a la

tortura y las pruebas, que hoy están haciendo estragos. “La Comisión Nacional de Derechos

Humanos nunca ofreció ningún dato o denuncia”, señaló. Desde el principio, añadió, se señaló a

la entonces Procuraduría General de la República que había irregularidades en el proceso de los

detenidos y ahora liberados.

A través de varias radiodifusoras de la capital de Guerrero, reclamaron que el gobierno federal

no haga nada por impedir se continúe liberado a los implicados en la desaparición de los

normalistas.

DE LOS PASILLOS

Nashieli Ramírez Hernández, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de

México, aseguró en la capital del país habrá Alerta de Género antes del 30 de septiembre,

porque hay determinación jurisdiccional que así lo ordena. Sostuvo la Comisión Nacional para

Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, dependiente de la Secretaría de

Gobernación, deberá acatar la orden del juez quien otorgó un amparo a las organizaciones Centro

de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria y Justicia Pro Persona, de hacer la declaratoria

correspondiente…

Ricardo Sheffield, titular de Profeco, descartó que el alza en el crudo por los ataques a refinerías

de Arabia Saudita pueda provocar suban los precios de las gasolinas en México. “El presidente

hizo el compromiso público de mantener la estabilidad en los precios de los combustibles”,

 

destacó el funcionario quien explicó: “Hay un mercado internacional de petróleo, pero a través

de Hacienda y Pemex tenemos un esquema donde se manejan alzas y bajas en el IEPS y subsidio

a los combustibles por lo que prevemos estabilidad en el mercado”.

 

Lo invitamos a visitar nuestra página www.liliaarellano.com

Esperamos sus comentarios al correo: Lilia_arellano@yahoo.com;

Facebook.com/Liliaarellanooficial - Twitter @Lilia_Arellano1

Disfruta de los programas que tenemos para ti en nuestro canal oficial de

Youtube.com/liliaarellano

 

____

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto